Si quieres visitar el Caminito del Rey te lo ponemos muy fácil, no olvides que nuestro Hotel Mesón Posada del Conde se encuentra a muy pocos metros del acceso Norte, con lo que te será muy fácil y cómodo llegar, además, si te alojas en nuestro hotel te gestionamos la reserva de tu entrada (dependiendo de disponibilidad) que tiene un precio de 10 euros por persona.

LA ENTRADA NORTE JUNTO A NUESTRO HOTEL

El Caminito del Rey se visita entrando por la zona Norte, en la carretera que une las localidades de Ardales y Campillos, justo en la presa que regula el embalse Conde de Guadalhorce, estando el acceso situado a muy pocos metros de nuestro hotel. Si te alojas con nosotros puedes dejar tu coche dentro de nuestro aparcamiento vigilado, o bien en el parking libre que hay justo al lado de nuestro mesón. En la corona de la presa del embalse Conde de Guadalhorce hay un acceso (entrada Norte) por escalera que da a un sendero forestal, en buen estado, y fácil de seguir que se desarrolla paralelo al cauce del río Guadalhorce en su tramo anterior al desfiladero de Los Gaitanes.

 

UN SENDERO FÁCIL Y SUAVE JUNTO AL RÍO GUADALHORCE

El sendero forestal de acceso no presenta ningún problema y se desarrolla con una pendiente muy suave.

Al finalizar este sendero llegamos a la presa y a la central eléctrica, punto en el que entramos en la primera parte del Caminito del Rey, es decir, accedemos a la pasarela que pegada a la montaña atraviesa el desfiladero de Los Gaitanes.

El tramo del río Guadalhorce que trascurre paralelo al sendero nos proporciona unas estupendas vistas, sin duda un sitio ideal para empezar nuestra sesión fotográfica.

LA CENTRAL ELÉCTRICA EL PUNTO DE ACCESO AL CAMINITO DEL REY

Junto a la central eléctrica se encuentra una presa. Aquí está la verdadera puerta de acceso al desfiladero de Los Gaitanes, y el Caminito del Rey.

A partir de este momento tenemos que seguir todas las normas de seguridad, como por ejemplo la utilización del caso, y disfrutar del espectacular paisaje, que te aseguramos merece la pena y no te dejará indiferente.

EL SEGUNDO TRAMO DEL CAMINITO DEL REY

Este segundo tramo del Caminito del Rey se desarrolla en parte por el antiguo camino, de cemento, y por la parte nueva, de madera, con algunas escaleras, zonas con canales con agua e incluso una cueva que de manera opcional podremos cruzar.

El recorrido antiguo, de cemento, que se alterna con el nuevo, de madera.

El paso por la cueva es opcional, ya que podemos seguir por el paso exterior, pero resulta muy espectacular

Un puente suspendido entre las dos paredes del desfiladero de Los Gaitanes pone prácticamente el punto y final al recorrido.

TERMINAMOS EL RECORRIDO POR EL CAMINITO DEL REY

Cae la tarde en el Pantano del Chorro. A la derecha queda el desfiladero de Los Gaitanes, punto final de nuestra ruta, a la izquierda la carretera que une con las localidades de Ardales y Campillos, y, por supuesto, el Hotel Mesón La Posada del Conde.

Desde este punto tendremos que tener organizada la vuelta por carretera, o bien contratar una de las lanzaderas que nos devuelven al punto de partida.

Viajeros de todo el mundo no quieren perderse la oportunidad de vivir la experiencia de recorrer El Caminito del Rey una espectacular pasarela suspendida entre las paredes Desfiladero de Los Gaitanes.

En la margen derecha del Desfiladero de los Gaitanes se alza una pared vertical de unos 250 metros de altura sobre el cauce del río. La diferencia de altura de este punto de Gaitanejo con respecto a la salida por el Chorro es de más de cien metros. A principios del siglo XX se concibió la idea de aprovechar, con fines eléctricos, el desnivel existente entre la entrada y la salida de los cañones.

En el año 1901 se iniciaron las obras del canal, junto con la pasarela de servicio necesaria para los operarios de compuertas y vigilancia. Las obras se culminaron en 1905 y la empresa Hidroeléctrica de El Chorro inició la producción de energía eléctrica en su primera central.

El resultado de esta obra fue una espectacular pasarela, construida en buena parte por marinos provenientes de los barcos de vela de la época, acostumbrados a subir por cuerdas y trabajar sobre el precipicio. Esta pasarela, que se encontraba a 100 metros de altura sobre el impresionante desfiladero, en un primer momento recibió el nombre de "Los Balconcillos", hasta que se convirtieron en El Caminito del Rey cuando Alfonso XIII lo recorrió a su vuelta de una jornada en el Pantano del Chorro.

En un principio se utilizaron para su construcción palometas metálicas que sostenían una bovedilla de ladrillo y cemento. Una serie de tirantes de hierro y una baranda le daban un mínimo de protección. Con el paso del tiempo ésta obra quedó en desuso y totalmente abandonada, hasta que la Diputación de Málaga, en colaboración con otras instituciones, afrontó su completa rehabilitación.